DISCUSION SOBRE LA EVIDENCIA EN LAS AUDIENCIAS PRELIMINARES

El 5 de septiembre pasado se llevó a cabo en la sede de la Junta Federal de Cortes (Ju.Fe.Jus), la jornada acerca de la “Discusión sobre las audiencias preliminares”. El primer panel fue integrado por la Presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Contravencional y de Faltas Dra Silvina Manes, el señor Juez …

El 5 de septiembre pasado se llevó a cabo en la sede de la Junta Federal de Cortes (Ju.Fe.Jus), la jornada acerca de la “Discusión sobre las audiencias preliminares”.
El primer panel fue integrado por la Presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Penal Contravencional y de Faltas Dra Silvina Manes, el señor Juez de la misma Cámara y consejero del Consejo de la Magistratura de la CABA Dr. Marcelo Vázquez y por la Sra Defensora Oficial y Presidente del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial Dra. Marcela Paz.
El Dr Vázquez dio inicio a la conferencia y sostuvo que el juicio por jurados “es una deuda pendiente en la Ciudad”, señalando que la reforma del Código Procesal Penal “es una oportunidad para introducir el debate y evaluar la posibilidad de implementarlo en la jurisdicción local”. Refirió que la audiencia del Artículo 210 del Código Procesal Penal de la Ciudad “debe constituir un debate más controlado y preciso respecto de la prueba si es que existe mérito suficiente”.
Luego, la Dra Silvina Manes afirmó que el juicio por jurados “tiene que ser el punto de partida desde el cual tenemos que diseñar el proceso penal constitucional”, y destacó el valor de la oralidad, la litigación y la discusión de evidencias que tienen que ingresar al juicio. En ese sentido, agregó: “Estas actividades están apuntando a un verdadero cambio cultural”.
La Dra Marcela Paz celebró que “El Colegio apoya todo tipo de evento académico, máxime de esta envergadura, que nos ayuda a poner en marcha lo que esperamos hace tanto tiempo y está dentro de la Constitución”.

El segundo panel estuvo integrado por el abogado especialista en Casos Criminales de los Estados Unidos Peter Furst y la Fiscal Asistente del Distrito de Alameda, perteneciente al Estado de California, Teresa Drenik.
Ambos hicieron sus exposiciones de manera simultánea y dinámica con todos los asistentes. Explicaron el modo de tratar la prueba en audiencias preliminares breves previas al juicio, las que denominan “mociones en limitación” o “in limine”.
Explicaron que el proceso se inicia con el juicio y no en la preparación del caso. Entonces, el juicio empieza cuando los abogados llegan a la Corte que los convocó y dialogan con el Juez acerca de las evidencias que se van a presentar. Es decir, se exhiben los planteos de las partes y todo ello se desarrolla antes que se convoque al jurado. La Fiscalía y la Defensa en esa oportunidad definen su estrategia del caso y que debe ser conocida por las partes para delinear finalmente su rumbo. En este caso también hay contradictorio porque las partes conocen las reglas de juego y sin límites ello no es posible.
El proceso norteamericano es oral pero ante la Corte se deben presentar por escrito las mociones que sustentan cada posición. La admisibilidad de la evidencia se lleva a cabo en una audiencia antes del juicio.
“Cuando un juicio se lleva a cabo mediante el sistema de juicio por jurados es necesario realizar una detenida evaluación sobre la selección de la evidencia que prosperará, dado que puede haber una tendencia a la falta de objetividad”.
Un Jurado “no tiene conocimiento o experiencia del sistema y pueden estar influenciados por cierto tipo de prueba”. Y agregó: “Es importante que estén protegidos de este tipo de evidencia a diferencia de los jueces que pueden oír y balancear la misma”.
Luego ya al analizar la etapa de juicio oral con la admisión de la prueba, se aludió a conceptos como relevancia (pertinencia en nuestro sistema) y la diferencia entre confesión y admisión, teniendo esta última carácter de declaración espontánea. Son conceptos diferentes por cuanto los juicios ante el jurado y ante el juez son distintos. El juez tiene la capacidad de eliminar de su mente la evidencia pero el jurado no tiene esa experiencia. En EEUU las partes pueden renunciar a ser juzgadas por un jurado.
Se trató el tema si las reglas de evidencia tienen alguna excepción como por ejemplo la presentación del recordatorio criminal o “antecedentes”. La regla es que no se pueden utilizar los antecedentes como evidencia salvo si son invocados por el imputado.
Una cuestión interesante que se abordó es la que si las partes objetan la evidencia, el juez de todas maneras tiene la facultad de regular el juicio y hasta preguntar al testigo. AL respecto una cuestión novedosa es que el jurado también puede formular preguntas.-
Seguidamente expuso el Juez del TOC Nº 5 de San Martín, Francisco Pont Vergés que destacó que en el sistema norteamericano “todo está sujeto al debate y eso es lo que nos falta a nosotros”. “El corazón del sistema americano está fundamentalmente en la prueba y nosotros merecemos tener reglas de evidencia porque le otorgan confiabilidad a la misma”.
El Código Procesal Penal de la Provincia de Buenos Aires introdujo las reglas de evidencia y marcaron un estándar mínimo de admisibilidad. En la Argentina, la evidencia o la prueba es fuente de prueba (lo que dice un testigo) es la información que nos aporta, en cambio en los EEUU la prueba es información en sí.-
En EEUU no excluyen a un testigo sino a la información que puede aportar. La prueba se testea en cada pregunta durante el juicio. Por ello la objeción es una forma de evitar incorporar prueba inadmisible. Así cada objeción tiene su título: sobreabundante, irrelevante, superabundante e indicativa.
Deben existir reglas de evidencia para evitar que también el juez tergiverse el valor de la prueba. Es una forma de anticipar que información incorrecta no le llegue al jurado. Es importante conocer si en la admisión o rechazo de la prueba y de selección de los jurados, éste tomó la decisión que amerite (buena o mala) anular el juicio
Y remarcó: “El desafío está en entender la lógica del sistema y litigar dentro de éste”.

Agradecimiento a la Dra Mercedes Cuviello-UC Vazquez- y a Prensa y Difusión del Consejo de la Magistratura de CABA